Coches

Ecto-1: el coche de los Cazafantasmas

Hoy en HablemosDeCoches vamos a hablar de uno de esos coches que todos conodemos, a todos nos gustan y que casi nadie reconoce por su nombre. Hoy hablamos del Cadillac Miller-Meteor de 1959, famoso por ser el coche de los cazafantasmas.

Cazafantasmas, un icono de los 80

En los 80 surgieron algunas de las películas, grupos y canciones que quedarán para la historia y que con que alguien las mencione inundan nuestros cerebros, incluso aunque no hubiéramos nacido entonces. Y no te atrevas a llevarme la contraria, que sé que estás tarareando mentalmente la canción desde que has leído la palabra cazafantasmas.

Ghostbusters; Cazafantasmas; Ecto1; Ecto_1; Ecto-1
Un logo inconfundible

Un espectacular Bill Murray haciendo de sí mismo se convirtió en el héroe de grandes y pequeños, y consiguió que casi pasasen desapercibidos Dan Aykroyd y Sigurney Weaver, que se dice pronto.

En la película estos 4 piezas salvaban a Nueva York de la llegada del maligno, pero para ello necesitaban un coche con el que atender a las emergencias, y no fue otro que un Cadillac viejo. Muy americano.

Cadillac Miller-Meteor: el coche de los Cazafantasmas

Los Cazafantasmas se hicieron con un Cadillac Miller-Meteor de 1959 y lo restauraron y adaptaron para poder cumplir con sus encargos. Y no es mala elección, porque este coche originalmente se usaba como ambulancia o limusina, sí, pero también como coche fúnebre.

Por supuesto, para atender urgencias no podían usar un motor pequeño, y el Cadi llevaba un motor de 8 cilindros en V de 6384 cc que soltaba un chorrazo de 330 cv a 4800 rpm. Para alimentarlo hacía falta un carburador cuádruple, para que te hagas una idea. Con esto bastaba para ponerlo a 180 km/h.

Ghostbusters; Cazafantasmas; Ecto1; Ecto_1; Ecto-1
A por ellos

Por si en la pantalla no te haces una idea de cómo de grande es el coche piensa que mide 5,71 m de largo y 2,03 de ancho… No se tenía que ir apretado dentro. Ni tampoco incómodo, con todas las mejoras que le pusieron: elevalunas eléctricos, suspensión neumática, cierre centralizado, una sirena que ha quedado en el imaginario colectivo para siempre… Era demasiado, el motor se quedaba corto con todo eso, así que lo quitaron y le metieron uno de 350 cv alimentado por 3 carburadores.

Ya casi tenían todo, pero faltaba algo muy característico: pintarlo de blanco y ponerle el nombre: Ecto-1. Chapeau.

Aunque lo que quizá no sepas es que originalmente iba a ser negro, pero quedaba algo mal en las escenas nocturnas.

Y si eres un nostálgico y quieres regalarle algo chulo “a tus hijos” puedes comprarles una réplica del maravilloso Ecto-1 en Amazon, y haciéndolo colaborarás con HablemosDeCoches.

¿Conoces más coches míticos del cine de los que debamos hablar? Puedes dejárnoslos en comentarios, o a través de Facebook, Twitter o Instagram. Y no olvides suscribirte para estar al día de nuestras novedades.

Un comentario en “Ecto-1: el coche de los Cazafantasmas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *