Mecánica

Vinilo líquido, el tinte para el pelo de los coches

Volvemos a HablemosDeCoches un tiempo después, con un pequeño artículo de mecánica. ¿Quieres cambiar el color de tu coche por cuatro perras? ¿No te atreves por si te acaba quedando como el culo? Pues mírate los botes de vinilo líquido, haz la prueba y si no te convence lo quitas.

¿Vinilo líquido? ¿De qué me estás hablando?

¡Señora, entérese de lo que está pasando! ¿No has oído hablar del vinilo líquido aun? Seguro que lo has visto, pero no te has quedado con el nombre.

El vinilo líquido es una especie de silicona en spray, con una tonalidad determinada, que te permite mejorar el acabado superficial de piezas metálicas o plásticas. Es útil para pintar un panel suelto del coche, o un paragolpes arañado, las llantas, la zona bajo el parabrisas…

Vinilo_Líquido; vinilo; líquido; Audi; R8; Audi_R8_Decennium
Aquí un Audi A3 con una capa de vinilo líquido

Es fácil de aplicar, y lo que es mejor, es fácil de retirar. Si no eres un pintor profesional (que por estadística va a ser el caso mayoritario entre los que leáis esto) lo más probable es que a la primera consigas un acabado decente, pero siempre hay una posibilidad de liarla. Si esto pasara, te acercas al túnel de lavado, echas un euro a la pistola de agua a presión y dejas todo como estaba.

Lo pillo, ¿pero esto cómo se usa?

Está bien, ya sabemos que es una “pintura” tipo silicona y que vale para apañar piezas sueltas (ya tienes en mente pintar de rojo las pinzas de freno macarra style, lo sé) o paneles completos de la carrocería (ay, ese bolardo que te tatuaste en la esquina del paragolpes…). Una vez aclarado esto, veamos si podrías hacerlo en tu garaje.

Hay dos maneras de aplicar un vinilo líquido, con una pistola de pintura o comprándolo en aerosol.

Si lo usas en un aerosol tienes las ventajas obvias, como que no necesitas una pistola, ni un compresor, y ponerte a pintar es tan fácil como tirar un plástico en el suelo, enmascarar la zona que no quieras llenar de vinilo, y darle al spray como si fueras un grafitero de West Baltimore. Aunque para paneles grandes esto puede ser un poco coñazo, y además te limitas la gama de colores… El spray sería idóneo para pinzas de freno, plásticos, alguna pieza del interior (controles del climatizador), llantas, y como máximo un paragolpes.

La otra opción es comprar el vinilo líquido en un cubo, pigmentos para darle el color exacto que requieren tus delicados gustos de sibarita, y usar un compresor de aire para darle a superficies más grandes, con un acabado uniforme y bastante profesional. Por supuesto esto lleva más trabajo de enmascarado del coche, de proteger el garaje donde vayas a trabajar, de limpiar la pistola después… Cada técnica es para una cosa, eso ya lo decides tú.

Ahora bien, si pintas una gran superficie, lo suyo es que después le des una laca protectora. Principalmente porque después de echarte una mañana mimando a tu coche hay que proteger un poquito tu trabajo. ¿O acaso crees que la reina de Inglaterra tiene las joyas de la corona desprotegidas? Es obvio que las protege con laca, mírale el pelo si no.

Isabel_II; Reina_de_Inglaterra
Parece de plástico, pero habría que verte a ti con su edad

Y cuando pasa el tiempo, ¿qué?

Pues cuando pasa el tiempo, el frío, el calor, la lluvia, la mierda de pájaro, los chinazos de la carretera… Todo eso sigue atacando la superficie de tu coche, y el vinilo tiene que soportarlo.

Los daños térmicos los soporta bien, por lo general. Puedes bichear por internet y verás gente que lleva un tiempo con el vinilo en el coche y te hablará de heladas y veranos terribles, que su vinilo soportó perfectamente.

En cuanto a la lluvia… bueno, si el vinilo está bien puesto, soporta el agua a presión del lavadero, así que la lluvia no debería preocuparte ni lo más mínimo. Pero lógicamente tienes que usar un producto en condiciones, y no comprar cualquier mierda. No seas rata con tu coche, anda.

La mierda de pájaro es algo más problemático. Sobre todo si el pájaro en cuestión es una paloma madrileña, que parece que defecan ácido. Si una de estas hijas de Satán deja un premio sobre un vinilo en el que no has aplicado laca, lava el coche. Lávalo o acabará dañándose si lo dejas demasiado tiempo. Ahora bien, llegado a este punto no está todo perdido, lo puedes reparar echando un poquito de disolvente para que el vinilo se suelte y aplicando un poco más encima con ese spray tan majo que te compraste. Y si no te queda bien, arrancas el vinilo, le das una capa nueva y a tomar por culo (que diría Chip Foose).

Otra pega que puedes tener, si no haces las cosas bien, son las manillas de la puerta. Al ser una pieza que se toca con la mano todos los días puede estar más sometida a desgaste. También es verdad que al ser una pieza pequeña generalmente no te va a llevar mucho rato repasarla.

Pero si te interesa el tema, lo mejor es que veas como queda el vinilo después de un año aplicado:

¿Te planteas hacerle algo así a tu coche? ¿Vas a experimentar primero con tu moto? Puedes contárnoslo en los comentarios, o a través de Facebook o Twitter, te estamos esperando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *