Coches

El circuito más bestia está en España: el Autódromo de Terramar

Terramar; Circuito; Autódromo_de_Terramar; Autódromo_Terramar, Circuito_de_Terramar

Hoy en HablemosDeCoches vamos a hablar de uno de los primeros circuitos que hubo en Europa, y que curiosamente estaba en España. Además era tan extremo que se dejó de usar en parte porque los pilotos no tenían huevos a meterse ahí. Hoy hablamos del Autódromo de Terramar.

Cuando no había autódromos en toda Europa

Era el año 1923. En toda Europa sólo había dos autódromos y alguien tuvo una brillante idea: construir otro en España.

Pero ya por aquel entonces, Spain was different y claro, había que hacerlo un poquito… interesante.

Se buscó una zona adecuada y financiación, y acabaron plantándose en el municipio de San Pedro de Ribas, en Barcelona, con 4 millones de pesetas, que en la época era una bestialidad de dinero, y hoy en día es aproximadamente el precio de una entrada de cine, palomitas y una cocacola mediana en cualquier sala de Madrid.

Y ya lo tenemos: se construyó el Autódromo de Terramar, de 2 kilómetros de longitud, y en el que incluso se corrió el Gran Premio de España en 1923. Pero, ¿por qué era tan especial?

El circuito estaba pensado para ir a lo bestia por él, por eso se peraltaron las curvas hasta 60º, casi como en un velódromo. Imagínate tomar una curva y que tu coche esté tan inclinado que faltaría menos para volcarlo que para ponerlo de pie. Pues así son las curvas de Terramar.

Terramar; Circuito; Autódromo_de_Terramar; Autódromo_Terramar, Circuito_de_Terramar

El público no iba a Terramar

Lamentáblemente, contaban con poco presupuesto, así que en las carreras que se celebraron allí no podían ofrecer premios en metálico y claro, esto no interesaba demasiado a los pilotos. Por no mencionar los cojones que hay que tener para meterse ahí. Y si no hay pilotos de renombre, tampoco hay mucho público y la cosa empieza a hacerse insostenible. Así que a los 2 años de abrir, dejó de celebrar carreras.

Afortunadamente en 1929 el circuito cambió de manos y pasó a ser propiedad de Edgar Morawitz, que lo rehabilitó y volvió a hacer carreras en 1932. Aunque la gracia le duró poco tiempo porque estalló la Guerra Civil y no se llevaba demasiado bien con el bando que ganó, así que antes de que empezaran los problemas con las autoridades lo vendió a José-Emilio Ferrer Dalmau, que lo estuvo explotando hasta los 50, tanto para carreras de coches como de motos, incluso alguna de la Vuelta a Cataluña, para que no se diga que no hablamos de ciclismo en el blog.

Finalmente, en 1955 se disputó la última carrera de coches y motos del circuito.

El Autódromo de Terramar hoy

A día de hoy el autódromo permanece cerrado y no se disputan carreras, pero se pueden dar vueltas recreativas siempre que el dueño actual te de su permiso para entrar con tu coche.

Como cuando se lo dio a Carlos Sainz y Miguel Molina para que dieran una vuelta a una velocidad media de 170 km/h (imagínate hacer 2 km en 42,6 segundos con el coche tumbado a 60 grados).

Tampoco hay que olvidar cuando Jeremy Clarckson y compañía fueron allí y grabaron un episodio de la segunda temporada de The Grand Tour

¿Conocías este circuito? ¿Estás planeando ir en tus próximas vacaciones? Pues cuéntanoslo en comentarios, o a través de Facebook, Twitter o Google+.

2 comentarios en “El circuito más bestia está en España: el Autódromo de Terramar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *