Marcas

¿En qué coche he visto yo eso? (Parte 1)

Diseño; repetitivo; coches; sketch; boceto

Hoy en HablemosDeCoches vamos a hablar de esas cositas que de vez en cuando una marca se toma como una tradición y la repite en todos sus modelos. Porque cuando miras los detalles con atención, es un gusto ver cómo se han mantenido fieles a las líneas que siguieron los primeros diseñadores.

Riñones de BMW

Cuando hablamos de los riñones de BMW nos referimos a la rejilla frontal con forma de dos riñones que montan todos sus modelos. Hay gente que cuando oye esto, y sabiendo que los mantenimientos en sus talleres cuestan un riñón, se piensa que esos riñones que te cobran los almacenan en los talleres, pero no nos referimos a eso.

BMW; riñones; frontal; diseño
Que rabia da verlos parados en vez de corriendo

Ammmigo, ahora sí que sí. Si están en todos los coches de la marca, ya te van sonando, ¿no? Pues seguro que algo te suenan, porque llevan estando en todos los BMW desde el 303, que se lanzó al mercado en 1933.

Es curioso, porque cuando se pusieron en el coche no se trataba de hacerlo bonito, sino de hacerlo más aerodinámico.

Pero lo verdaderamente curioso es que la gente no las consideraba parecidas a unos riñones, sino a una nariz, y pasaron a ser conocidas como las narices de BMW.

En cierto modo, aquello tenía más sentido, porque al final son rejillas que sirven para que entre el aire, así que el coche en parte respira por ellas.

Y fijaos si estos pulmones están arraigados en la imagen de BMW que, incluso en los coches eléctricos, como el i8, que no necesitan rejilla, se siguen dibujando los riñones en el frontal.

BMW; riñones; frontal; diseño
En la foto lo han captado justo comenzando a aletear para despegar

Los chevrones de Citroën

Ya, ya lo sé, los chevrones de Citroën no son un elemento de diseño como tal, sino que son la insignia de la marca. Pero realmente no son una insignia como otra cualquiera: no es únicamente una chapita pegada en el frontal del vehículo, sino que en varios casos ha formado parte de la rejilla frontal, como en el Citroën Traction Avant, en el que podéis ver que la insignia es algo más que una chapita.

Citroen; insignia; frontal; diseño

La historia de estos dos chevrones es curiosa. Citroën empezó fabricando engranajes, y su logo eran los Chevrones, porque simbolizaban dos dientes consecutivos de un engranaje helicoidal.

Posteriormente, con la invención del automóvil Citroën recibió el encargo del gobierno francés de fabricar automóviles y competir con los americanos, alemanes, etc, pero mantuvo ese logo, y lo integró en el diseño de modelos tan míticos como ese Traction Avant que veíamos más arriba.

Muchos años después, volvimos a ver este logo como algo más que dos meras marcas en la parrilla, cuando Citroën sacó al mercado sus modelos DS3 o DS5.

Citroen; DS3; DS3_Racing; insignia; frontal; diseño
Negro y naranja: la polla con cebolla

Probablemente, sabiendo lo lanzados que son los franceses de Citroën, volveremos a ver este logo más estirado de lo normal en algún otro coche. O lo pondrán de un tamaño gigante como los bestias de Renault, quién sabe.

A partir de ahora verás los Citroën y los BMW con otros ojos, y en la siguiente parte de este artículo trataremos de cambiarte la manera de ver otros dos elementos de diseño. Mientras tanto, puedes contarnos si conocías estas historias en los comentarios, en Twitter, Facebook o Google+.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *