Pilotos

Enzo Ferrari, el triunfador infeliz (parte 2)

Enzo_Ferrari, Ferrari

Aunque en HablemosDeCoches nos las damos siempre de ser un blog independiente, que va por libre y que no hace las cosas como los demás, es cierto que todo aficionado a la automoción que se precie, tiene que saber algo sobre el creador de los deportivos rojos por antonomasia: Enzo Ferrari. Hoy os traemos la segunda parte de su vida.

La Segunda Guerra Mundial

En 1.943, con la Segunda Guerra Mundial a todo trapo y Mussolini en el poder, Ferrari se ve obligado a fabricar armamento en su pequeña fábrica, con lo que tuvo que cesar su desarrollo de vehículos nuevos.

Por supuesto esto tuvo consecuencias y los Aliados bombardearon su fábrica de Módena, por lo que acabó reconstruyéndola en Maranello de manera provisional.

A la finalización del conflicto decidió que no iba a ser provisional, que ya era hora de construir coches: Nace Ferrari S.p.A.

La marca que nació para competir

Desde la fundación de la marca tuvieron algo claro, y es que iban a competir contra Alfa (probablemente Enzo les seguía teniendo inquina… ¿He mencionado ya que tenía un carácter algo fuertecillo?). Y con esto en la cabeza ganaron las 24 horas de Le Mans de 1.949, con un Ferrari 166M.

Ferrari 166 M. Sí, es porno

Después de esta victoria, en 1.950 Ferrari comienza a competir en una nueva prueba que se llamaba Fórmula 1 y que prometía bastante. Así nació una relación que no se ha quebrantado hasta hoy: Ferrari es el único equipo que ha participado ininterrumpidamente en todas las ediciones de la Fórmula 1 desde su inicio hasta hoy.

La primera victoria la tuvieron en 1.951, dejando por detrás al imbatible Alfetta de Alfa Romeo. Según dicen, Enzo lloró como un niño. En 1.952 y 1.953 ya estaban ganando el campeonato, y compitiendo en las 500 millas de Indianápolis, es decir, ¡necesitaban mucha pasta!

Se dice que las marcas participan en competiciones para poder vender más coches, pero de Ferrari se dice exactamente lo contrario: que venden coches para poder costearse los gastos de la competición, y a partir de entonces comenzaron a vender deportivos.

Las desgracias de Enzo Ferrari

Entre 1.950 y 1.960 fueron los años de oro para la marca, deportivamente hablando, pero también fueron los más difíciles en lo personal para Enzo.

Como dijimos en la entrada anterior, Enzo tuvo un hijo llamado Dino, que nació con distrofia muscular. Es una enfermedad muy grave, que acabó causándole la muerte en 1.956. Se dice que desde entonces Enzo quedó gravemente afectado y visitaba la tumba de su hijo absolutamente todos los días antes de ir a trabajar.

No sé le ve feliz…

Al año siguiente, en la Mille Miglia un Ferrari 335S conducido por Alfonso de Portazgo se estrella a 250 km/h, matando a su piloto y a 9 espectadores (15 según la fuente que consultes), entre los que había 5 niños. Enzo Ferrari fue juzgado por homicidio involuntario, aunque finalmente se desestimó en 1.961.

Esto tuvo una consecuencia curiosa, y es que a Enzo no le gustó nada el tratamiento que la prensa dio al asunto, así que ayudó a fundar una revista con la que poder controlar algo mejor la opinión pública: Autosprint. Incluso escribió en ella de cuando en cuando.

Parecía que todo estaba en calma y Enzo ya podía dedicarse a competir sin problemas, pero aún quedaban problemas por delante. En el próximo artículo veremos la fuga masiva de talento que sufrió Ferrari.

O si te perdiste la primera parte de su vida antes de la Segunda Guerra Mundial, aprovecha para leer el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *